A I R E       V A Q U E R O

 Cuando la tarde declina en el porche delantero
a  la hora en que las vacas han callado sus cencerros
y no se oyen relinchos, y estan callados los perros
el hijo del señorito pregunta al viejo vaquero:
¿Podria usted; a mi explicarme que es el aire vaquero?
¿Acaso es montar erguido, sacando mucho el pescuezo;
llevar al paso al “colino” y “ladeao” el sombrero?
¿O lucir mi traje corto los dias de “corredero”
hasta que el “palo” sea ya como parte de mi cuerpo?
¿Cree que yo  podre tener algo de aire vaquero?
Mi padre siempre me dice que le observe con respeto
desde que ensilla su “jaca” al clarear la mañana,
hasta que se va la tarde, y sube por la cañada
 con el “palo” adormecido sobre su hombro derecho.
Dice mi padre que “uste” tiene el aire vaquero.
Eso, “hijo” no es de nadie, y todos pueden tenerlo,
corre libre en la dehesa, por la marisma y los pinos;
 es aire de Andalucia y esta en todos los caminos,
y tu tambien lo tendras, a su tiempo y si saberlo,
veras como llega a ti, despacio, el aire vaquero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies