En cada disciplina se debe enseñar y conseguir del caballo la flexibilidad, obediencia y tranquilidad. Poco importa que se trate de un buen caballo de escuela, de obstaculos, de caza o de servicio, siempre debe ser tranquilo, flexible y obediente. Estas cualidades son la base de cada disciplina y es unicamente sobre estos puntos como se puede conseguir un buen adiestramiento.

Alois Podhajsky